Saltar al contenido

El caballero de la armadura de hierro

Pocos libros se van a vender como este. En castellano, con lo que he visto, en la actualidad están en el número 99. Según Wikipedia, se han vendido mucho más de un millón de copias.

Por si acaso alguien no lo sabe, aquí va una pequeña reseña.

Análisis de El caballero de la armadura oxidada

El caballero de la armadura oxidada es un libro psicológico que nos enseña varias cosas de la vida, cuenta la narración de un caballero que siempre y en todo momento es habitual. ocasionó buena impresión en todos, pero este señor dejó de lado lo más esencial, que era el cariño por su familia. Asimismo te aconsejamos leer Príncipe Maquiavelo

En este capítulo cuenta la historia del caballero, que vivía en un pueblo y era muy popular por su armadura, pero este personaje se volvió tan ofuscado con su armadura que jamás tomó se encontraba fuera, no en el hogar, lo que intranquilizaba a su mujer Julieta ahora su hijo Cristóbal. Su mujer le mencionó que si no tomaba su armadura se iba con su hijo.

Qué hay bajo nuestra armadura

“Levantamos barreras para defendernos de quienes pensamos que somos. Entonces un día quedamos atrapados tras las barreras y por el momento no tenemos la posibilidad de salir”.

El caballero se encontraba convencido de que era bueno y desprendido. No obstante, sus acciones no reflejaban nobleza, semejantes características. Bajo su refulgente armadura había alguien que precisaba ser pulimentado para compensar sus primordiales defectos.

Capítulo V. Castillo del conocimiento

Llegaron al castillo y los tres entraron se encontraba tan obscuro que no podían ver nada La ardilla vio una inscripción que afirmaba “El saber es la luz que alumbrará tu sendero”, entonces vio otra inscripción que afirmaba ¿En algún momento confundiste la necesidad de querer? El señor mencionó que no tenía tiempo, entonces Rebecca le mencionó que era el tiempo que le quedaba; de lo que se percató que precisaba el cariño de su familia en tanto que no se amaba a sí mismo y le dolía tanto que de pronto decidió plañir una enorme luz reluciendo a su alrededor; Rebecca halló un espéculo, el caballero de mala gana se paró en frente de él y vio a un apuesto, desprendido, cariñoso caballero, sus ojos llenos de amabilidad y Sam le mencionó que ese era el auténtico caballero que solo se encontraba bajo esa armadura. El caballero se percató de que debía recobrar esas características que tenía para reclamarlas como eran, y decidió plañir, pero Sam le mencionó que las lágrimas de autocompasión no lo asistirían. Salieron a un patio y vieron un manzano con una inscripción que afirmaba: “Para estos frutos no coloco condiciones, pero en este momento aprende de ambición” se percató que un árbol no posee ambiciones sino en el momento en que medra da. sus desenlaces para otra gente otra gente y hombres la mayoria de las veces sus ambiciones son materiales y solo las ambiciones del corazón tienen la posibilidad de hacerte feliz entonces mencionó que aspiraría con su corazón desde ese instante y vio nuevamente el sendero de la Verdad y lo logró una quemadura en el momento en que trataba de tomar su agua noto que la armadura que cubría sus piernas y brazos se encontraba oxidada. Y prosiguió su sendero hacia el castillo de La Intención y La Osadía.

También te puede interesar  Cómo limpiar muebles lacados mate

Al llegar al castillo se halló con una draga colosal, el dragón Temor y Duda, de esta forma se sintió, procuró su espada y no la halló, con lo que procuró escapar un par de veces. , pero Sam le ha dicho “La realidad es preferible que cualquier espada” y Rebecca le mencionó que el dragón era una ilusión con lo que reunió fuerzas y lo encaró, el dragón empezó a ser poco a poco más pequeño hasta el momento en que desapareció entonces abrió la puerta y allí Era la cima de la montaña y seguro de que no había nada que pudiese detenerlo, decidió subir.

Suscríbete a nuestra Newsletter!

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro equipo.

Te has suscrito correctamente!

Configuración