Saltar al contenido

Filtro de co2 para tubos de escape

El proyecto de Remora es como una ‘mochila’ de depósitos de almacenaje de CO2 instalada en la parte posterior de la cabeza tractora de estos camiones diésel. Estos tanques se llenan gradualmente de CO2 conforme el camión marcha, y lo hacen recogiendo de forma directa las emisiones de escape. Un sistema que, como comentábamos previamente, tiene la aptitud de atrapar el 80% de las emisiones de dióxido de carbono, lo que reducirá de manera significativa las emisiones a la atmósfera. Pero, ¿qué ocurre tras ese dióxido de carbono?

El otro punto atrayente del emprendimiento es que Remora se hace cargo de todo. Retiran los tanques y se dedican a vender este CO2 a los productores de hormigón, a fin de que logre ser usado en otro campo de manera productiva en vez de ser emitido a la atmósfera. Pero de todos modos, el dióxido de carbono se está usando para muchas otras cosas, como la fabricación de plásticos, la producción de determinados géneros de pantalones de deportes, diamantes, limpiadores y otros muchos artículos. En otras expresiones, tiene bastante sentido recolectarlo y venderlo a terceros, y no solo desde un criterio ambiental.

¿De qué manera puedo evitarlo?

No obstante, si su automóvil recibe el cuidado conveniente, las emisiones de CO2 podrían reducirse. Particularmente, los pésimos gases de escape dejan libre gases dañinos que afectan de forma negativa la salud pública y contribuyen relevantemente al calentamiento global. Por este motivo, las estaciones de ITV TÜV Rheinlan hicieron una guía de consejos prácticos para eludir la emisión excesiva de estos gases.

Primeramente, es esencial efectuar las comprobaciones recomendadas por el desarrollador. Llevar tu vehículo al taller para una revisión rutinaria (cada diez.000 a 15.000 km) asiste para sostener en buen estado el sistema de escape, eludiendo emisiones contaminantes. Además de esto, un preciso cuidado de este elemento puede ahorrarte hasta un 4% en el consumo de comburente.

También te puede interesar  Cómo cortar el perejil de la planta

Recolector de escape:

La función del recolector de escape es agarrar los gases producidos por el motor. Este recolector marcha a elevadas temperaturas y, en el caso de rotura, puede dejar en libertad gases al interior del vehículo.

El convertidor catalítico es una parte obligatoria para los vehículos en Europa y América del Norte. Su función es achicar de manera significativa la proporción de gases emitidos a la atmósfera.

Este dispositivo, llamado ZeroEmix, neutralizaría las partículas contaminantes (PM) mucho más dañinas que emiten los automóviles con motor de gasolina o diésel y que poseen nitratos, sulfatos, metales, carbono elemental, compuestos orgánicos y compuestos biológicos.

Si bien está desarrollado de entrada para automóviles pequeños (taxis y automóviles particulares), los estudiantes dejan la oportunidad de crear un dispositivo universal a través de un adaptador que deje conectarlo a cualquier vehículo.

Es un tubo que se monta en la última una parte del tubo de escape (escape) del turismo a través de unos neumáticos que se tienen la posibilidad de amoldar a su tamaño; hay agua con una solución de urea que tiene una reacción con los óxidos de nitrógeno para conseguir modelos inocuos y hay una malla que transforma los gases en burbujas, realizando mucho más eficaz la filtración.

Suscríbete a nuestra Newsletter!

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro equipo.

Te has suscrito correctamente!

Configuración